Ácido hialurónico: tratamiento en Pérez & Gavín dermatólogos

Ácido hialurónico : pinchar en ver tratamiento  de ácido hialurónico para obtener información sobre el ácido hialurónico en Pérez & Gavín dermatólogos. 

  • Ampliar información ácido hialurónico  en ASLMS
  • Ampliar información ácido hialurónico  en la AAD

Fuente: AEDV  http://aedv.es/

¿De qué se ocupa un especialista en dermatología?

El dermatólogo se ocupa especialmente:

del estudio de la piel al mismo tiempo que del pelo, las mucosas y las uñas;

también del diagnóstico, prevención, la recuperación de la normalidad cutánea y de la calidad de vida de los pacientes.

Por otro lado, se ocupa también de la dermocosmética (higiene, apariencia y protección de la piel y el cabello);

y por supuesto del cuidado de la piel sana.

Dermatología cosmética

El dermatólogo se ocupa tam­bién del cuidado de la piel sana, la prevención del envejeci­miento prematuro y el tratamiento de la piel fotoenvejecida para mejorar su aspecto, recomendando los cosméticos y téc­nicas más adecuadas para cada tipo de piel: peeling, toxina botulínica, rellenos (ácido hialurónico, hidroxiapatita cálcica, etc), láser, etc.

Es el especialista que mejor co­noce y entiende el proceso de envejecimiento cutáneo, por lo que le permite un abordaje global:

de las irregularidades en superficie (manchas, pérdida de luminosidad);

de las arrugas (en reposo o omo­vimiento);

también de la pérdida o caída de volúmeones;

la irregularidad cosmética, ya sea facial o corporal

así como de las cicatri­ces (cualquiera que sea su causa), estrías,flacidez…

Dermatología pediátrica

Debido a la especial constitu­ción de la piel de los niños, hace que existan enfermedades pro­pias de la infancia.

Por esta razón son difíciles de reconocer para el no especialista.

Dermatopatología

El dermatólogo combina las observaciones micros­cópicas de la biopsia con la información clínica para la selec­ción de las terapias más apropiadas.

En este apartado, la correlación clínico-patológica y, por tanto, la colaboración del dermatólogo con el patólogo, es fundamental a la hora de alcazar un diagnóstico.

Fotobiología

Investiga nuevos tratamientos y métodos diagnósticos para aquellas enfermedades dermatológicas en las que la luz -sobre todo la solar- es un factor determinante.

Micología

Se ocupa del diagnóstico y tratamiento de las infecciones de la piel además de las mucosas, pelos y uñas causadas por los hongos y las levaduras, tanto autóctonos como importados.

Tricología

Abarca la investigación básica, técnicas de diag­nóstico clínico, terapéutica médica y cirugía del cuero cabe­lludo, y también aspectos cosméticos del pelo.

El especialista adecuado para el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del pelo y su prevención es el dermatólogo.

En ocasiones puede ayudar en el diagnóstico de enfermedades internas.

Biopsia

Consiste en la extirpación y examen microscópico de un fragmento de piel con el fin de establecer un diagnóstico exacto.

Se realiza en la mayoría de los casos mediante la apli­cación de anestesia local para evitar el dolor.

En ocasiones es preciso dar un punto de sutura para ayudara cerrar la herida.

Microscopio confocal

Se suele conocer también como biopsia virtual.

Se realiza mediante un microscopio óptico que incluye como fuente de luz un láser y un sistema electrónico que ayuda a la captación de imágenes de la piel en tiempo real.

Debido a que no es invasivo, es especialmente rentable cuando hay dudas sobre lesión maligna o benigna.

Diagnóstico con fotografía de fluorescencia

Tipo de fotografía con flashes que emiten luz en el rango ul­travioleta.

Acoplados a una cámara, permiten registrar la fluo­rescencia emitida por determinados tipos de tejidos.

Se emplea tras la aplicación de una crema fotosensibilizante.

Utilizada espe­cialmente para ayudar al clínico a delimitar bordes de lesiones tumorales y detectar recidivas de tumores.

Luz de Wood

Utiliza la radiación ultravioleta de onda larga para estimular, sin preparación previa, la fluorescencia caracte­rística de ciertas enfermedades:

delimitar lesiones de vitÍligo, profundidad de melasma,ciertas infecciones cutáneas, etc.

Dermatoscopia

Es una técnica no invasiva e indolora que se emplea para examinar lesiones de la piel, sobre todo luna­res y cáncer de piel.

Emplea un equipo óptico especial deno­minado dermatoscopio, que ayuda a determinar las estruc­turas anatómicas que no son apreciables a simple vista para decidir qué lesiones de piel requieren biopsia o extirpación.

Existen equipos que hacen un registro digital muy útil para el seguimiento de lunares.

Ecografía cutánea

Consiste en la aplicación de ultrasoni­dos para determinar características de las lesiones de la piel, como la profundidad, la forma, el contenido o el tamaño.

No es una técnica de uso habitual, pero permite elegir el mejor tratamiento a seguir.

Fotobiología (simulador solar)

Reproduce las radiacio­nes de la luz solar con los aparatos adecuados para llegar a un correcto diagnóstico, ya que muchas de las enfermedades de la piel se relacionan con la exposición a la luz del sol.

Pruebas de alergia

Se trata de test epicutáneos en los que’se aplican sobre la espalda, durante un periodo de tiempo determinado, unos parches con las sustancias sospechosas de causar la alergia.

El diagnóstico de las alergias de la piel es muy complejo y debe tener en cuenta detalles propios del paciente como la edad, la ocupación o las aficiones.

Toma de muestras para examen directo

El examen de escamas o cabellos al microscopio es un método sencillo y rápido que ayuda al dermatólogo a descartar infecciones.

El estudio del exudado de las lesiones (citodiagnóstico) puede ser muy útil en el diagnóstico de ITS, enfermedades ampollosas infecciosas e incluso tumores.

Fototerapia

Utiliza la radiación no ionizante para el tra­tamiento de diferentes enfermedades de la piel tales como la psoriasis o los llnfomas cutáneos.

Con­siste en la exposición a rayos ultravioleta B (UVB), a rayos ul­travioleta A (UVA) o a combinaciones de ambos.

Si se utiliza conjuntamente con un producto químico fotosensibilizante, recibe el nombre de fotoqulmioterapia.

Laserterapia

Consiste en la utilización de fuentes de luz (láseres o luz pulsada) para:

depilar, tratar arrugas, rejuveneci­miento, estrías, cicatrices, angiomas, varices, rosácea, verrugas, manchas, tatuajes, tumoraciones benignas, lesiones solares…

Funciona emitiendo un intenso haz de luz brillante que con­centra gran cantidad de energía en un punto.

Según la lesión a tratar se escogerá un tipo de fuente de luz específico.

Iontoforesis 

Es un método de administración de medi­camentos que usa una corriente eléctrica para conducir moléculas cargadas a través de membranas biológicas.

En dermatología se usa sobre todo para el tratamiento de la hiperhidrosís o sudoración excesiva.

Infiltraciones

Inyección de sustancias para conseguir que el fármaco llegue directamente a donde se precisa.

En fun­ción del fármaco empleado, permite tratar cicatrices, verru­gas o incluso la alopecia areata.

También se utilizan infiltraciones de plasma para rejuvenecimiento, alopecia, úlceras o heridas.

En dermatocosmética permiten aplicar sustancias de relle­no o ingredientes, como la toxina botulínica, para reducir las arrugas y dar a la piel un aspecto más joven.

También se pue­de usar el propio tejido graso del paciente.

Se trata de un procedimiento muy seguro y eficaz cuando es realizado por un experto.

Peelings químicos

Procedimiento que favorece la renova­ción de las capas superficiales de la piel mediante la aplica­ción de soluciones químicas.

Suele usarse con fines cosméti­cos para el tratamiento del envejecimiento cutáneo, manchas, arrugas, acné o cicatrices.

También puede emplearse para el tratamiento y prevención del cáncer de piel, entre otros.

Dermabrasión y microdemabrasión

Fricción de la piel con un instrumento abrasivo que quita capas externas de la piel y la alisa, apareciendo una piel nueva que sustituye a la anterior.

Esta técnica se utiliza para tratar cicatrices, manchas y daño solar.

La microdermabrasión es una variante más su­perficial de esta técnica y se puede utilizar conjuntamente con otros tratamientos para el rejuvenecimiento facial.

Terapia fotodinámica

Es una técnica empleada en el tra­tamiento del cáncer que utiliza el ácido metil-aminolevulínico o ácido levulínico.

Se aplicada en crema y después una lámpara con un tipo específico de luz para eliminar las células cancerosas.

Tambíén ha sido empleada para otras en­fermedades dermatológicas y en rejuvenecimiento.

Cirugía dermatológica 

Es fundamental en el tratamien­to de algunas enfermedades y aspectos cosméticos de la piel, del pelo, de las uñas y de las mucosas.

Incluye todos los mé­todos quirúrgicos, reconstructivos y cosméticos necesarios para este fin.

Con la cirugía dermatológica también se extirpan los tumores cutáneos benignosy malignos.

Electrocirugía

Utiliza la radiofrecuencia sobre los tejidos para producir el corte, desecación, coagulación o fulguración (esta última se produce a distancia, sin necesidad de contac­to directo con el tejido).

Es útil para el tratamiento rápido de lesio­nes benignas o malignas o como instrumento intraoperatorio para realizar hemostasia.

Fotoféresis

Consiste en la extracción de sangre del pacien­te, su posterior irradiación con luz ultravioleta y la reintroduc­ción con el objetivo de modular los linfocitos.

Maquillaje corrector

Técnicas de maquillaje específicas con productos altamente cubrientes para camuflar las aIteracio­nes en color o en superficie (cicatrices, asimetrías).

Ácido hialurónico

Back to Top